LA TIERRA CONSIENTE A LA GENTE CONSCIENTE

 

 

Imaginemos un país en donde cada vivienda sea segura, en donde la tierra sea tratada con respeto y la vitalidad del agua perdure para mover los sueños de las generaciones futuras. Gracias a la propuesta de un grupo de geólogos y académicos, ese país podría ser Colombia.

La diversidad de la geología colombiana es sólo equiparable con la de sus habitantes; no hay rincón que no albergue una historia, así como no hay historia que no pueda ser contada, sin embargo, cuando la tierra habla hay pocos que pueden escucharla. Un Geólogo en cada Municipio es un proyecto, que con el apoyo de la ACGGP y la SCG, pretende vincular a un profesional de las Ciencias de la Tierra como personal de planta en cada municipio, garantizando una óptima gestión del territorio y fomentando el vínculo entre la comunidad y la naturaleza que la rodea. 

El desconocimiento de lo que hacen los geólogos y de la geología en si misma representa una brecha que, además de exponernos ante amenazas del entorno, dificulta el sentido de pertenencia frente a nuestro territorio. Por eso los geólogos deben ser interlocutores en procesos de ordenamiento territorial, pues el subsuelo debe reivindicarse como un objeto de estudio indispensable para administrar adecuadamente los recursos naturales de una región. Este proyecto pretende fortalecer el desarrollo social y la construcción de relaciones responsables con el medio ambiente a partir de tres ejes fundamentales: a) Geoamenazas, b) Recursos no renovables y, c) Agua Subterránea.

Según cifras del Banco Mundial el 86% de la población colombiana se ubica en zonas de amenaza sísmica media y alta, el 28% de las viviendas corren peligro de inundación y cerca de 700 municipios están ubicados en zonas amenazadas por deslizamientos. Sumado a esto, el Servicio Geológico Colombiano ha clasificado 20 volcanes en el país como potencialmente activos,  esto implica que alrededor de un millón ochocientas mil personas están expuestas amenazas volcánicas. Es por estos motivos que se requiere la presencia de geólogos que cumplan el papel de asistentes técnicos en los municipios Los profesionales que formen parte de esta iniciativa llevarán a cabo un seguimiento riguroso de las áreas en condición de riesgo dentro de cada municipio; ésta supervisión no se limitará sólo al estudio geológico, sino que buscará desarrollar estrategias en torno a posibles medidas de prevención y mitigación de riesgos junto a las poblaciones locales. 

Por otro lado, cuando se analizan las dinámicas económicas del país,  muchos de los municipios gestionan recursos y generan trabajo a partir de la producción minera y de hidrocarburos. Es por esto que la presencia de la geología como ciencia y como ejercicio de incidencia debe aportar a la actualización de los Planes de Ordenamiento Territorial pues la producción, el manejo y los beneficios en torno a los recursos no renovables son un tema que genera incertidumbre para las poblaciones. Si bien hay un profundo desconocimiento frente a las actividades de extracción, la duda más recurrente parece ser ¿Cómo garantizar el desarrollo de las actividades minero-energéticas en el marco del Desarrollo Sostenible y Sustentable? La asesoría en torno a las geoamenazas, los recursos no renovables y las aguas subterráneas será fundamental a la hora de pensar estrategias y alternativas para  gestionar y resolver  conflictos socioambientales, esto porque se realizaría un acompañamiento a los entes territoriales, instituciones locales y regionales y organizaciones sociales para tomar decisiones a partir desde  criterios técnicos y científicos aunados a los principios de coordinación y concurrencia que tanto se requieren; del mismo modo,  los estudios que se generen sobre el territorio permitirán elaborar propuestas para   el uso del suelo que respete la integridad de los cuerpos de agua, los páramos, las zonas de riqueza geológica, paleontológica y arqueológica y la biodiversidad.   

Dentro de la amplia gama de recursos que se encuentran en el subsuelo colombiano, , según el IDEAM, el agua como recurso natural fluye entre las diversas y complejas provincias hidrogeológicas, provincias que comprenden el 74.5% del territorio colombiano. No se puede cuidar lo que no se conoce y es allí donde la geología, a partir del potencial de los acuíferos subterráneos y las necesidades de la población en cada municipio, estudiará los cuerpos de agua y permitirá mitigar el desabastecimiento de agua en las regiones, al igual que permitirá conservar este invaluable legado a futuras generaciones.

Un Geólogo en cada Municipio nos permitirá conocer el estado geológico de las regiones; sus necesidades, sus desafíos y su potencial en función de una mejor calidad de vida. Cuando la ciencia brinda lo mejor de sí desde una dimensión social y le permite a la comunidad apropiarse de su propio territorio, contribuye a construir un país que, más allá de aproximarse a los principios del quehacer científico, se aproxima a un ejercicio más pleno de la democracia a través del conocimiento de su entorno.