Comunicado de prensa 1 febrero de 2021

Más de 3000 millones de dólares para la reactivación de la industria de hidrocarburos en Colombia

“Este año se espera que Ecopetrol juegue un rol clave en las tareas exploratorias en Colombia”, así lo señaló Enrique Velásquez, presidente de la Junta Directiva de ACGGP (Asociación Colombiana de Geólogos y Geofísicos del Petróleo).

Los últimos cinco años han sido marcados por una volatilidad en los precios del petróleo en el mundo, debido a accionares geopolíticos y estratégicos, así como producto del impacto de la pandemia de COVID-19 a nivel global, que han afectado los portafolios de inversión de las compañías. La reducción ha sido considerable en sus actividades de búsqueda de nuevos recursos de petróleo y gas, sea en campos de producción como en nuevas áreas de interés.

Sin embargo, las últimas semanas han dejado señales positivas. El precio ha comenzado a repuntar y hace prever una posible etapa de recuperación. Sumado al compromiso de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de mantener los recortes en la producción, la progresiva reapertura de algunas economías, la reactivación de la demanda, los programas de vacunación que se están llevando a cabo y la confianza inversionista en la economía; el panorama parecer ser más alentador de lo que muchos analistas esperaban hace un par de meses.

Para Colombia, esta variación en los precios del crudo es un factor fundamental para prever la situación económica y las inversiones de cara al año 2021. Según los cálculos, por cada dólar adicional en el precio promedio del crudo durante un año, se agregan aproximadamente 400.000 millones de pesos al Estado colombiano, producto de los impuestos, dividendos y regalías.

Adicionalmente, el precio de este recurso impacta directamente en la inversión extranjera directa en Colombia. Al observar la Gráfica 1 se puede identificar la cantidad de inversión extranjera en el sector petrolero reportado por el Banco de la República durante cada año, comparado con el precio promedio del crudo durante ese periodo respectivo.

GRAFICA PRENSA 01

En general, se observa que los años donde el precio promedio del crudo fue más alto, la inversión extranjera en el sector petrolero aumentó. Este aumento en el ingreso de capital para el desarrollo de proyectos en el país será vital para lograr llevar a cabo varias de las metas que el sector energético tiene para este nuevo año, entre las que se destacan la asignación de 15 áreas de exploración y explotación que mencionó hace unos días José Armando Zamora, presidente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH).

En el año 2020, esta inversión extranjera directa en hidrocarburos y minería fue la que más bajó entre los diferentes sectores al registrar una caída del 43,1%, equivalente a aproximadamente 2.527 millones de dólares. El posible repunte de los precios este año puede contrarrestar este descenso en la inversión y permitir a la industria petrolera una rehabilitación progresiva. Esta recuperación, será importante no solamente para el sector económico, sino también para la generación de empleos y para el autoabastecimiento energético del país.

Toda esta actividad exploratoria implica altos costos que varias compañías están dispuestas a asumir, siempre y cuando los precios se mantengan en niveles rentables para sostener el negocio. Desde las evaluaciones técnicas elaboradas por los equipos de exploración, hasta la perforación de pozos exploratorios, las compañías destinarán importantes recursos de inversión en riesgo de millones de dólares.

Para el 2021, Ecopetrol anunció un plan de inversiones por un monto estimado entre 3.500 y 4.000 millones de dólares, de los cuales el 80% se enfocará en Colombia. En marco de sus planes de crecimiento rentable y sostenible, la compañía anunció que el 77% de las inversiones será en exploración y producción, específicamente en tecnología de recobro mejorado, exploración offshore y yacimientos no-convencionales (YNC). De este porcentaje de inversión, 0,6B de dólares se destinarán para los Proyectos Piloto de Investigación Integral (PPII) en el Valle Medio del Magdalena e inversiones en el Permian.

A corto plazo, la compañía enfocará su exploración cerca a campos de producción (near field), áreas conocidas por Ecopetrol y que son de riesgo moderado. Sin embargo, a mediano plazo y largo plazo serán fundamentales los plays no probados (posibles trampas de hidrocarburos que previamente no se han perforado), el offshore colombiano en el Caribe (zona que se considera tiene alto potencial de gas) y la exploración en cuencas frontera como las aguas profundas de la cuenca Colombia. Para este año, se tiene planeado la perforación de nueve pozos exploratorios entre Ecopetrol y sus filiales, siendo el norte de Colombia, la zona de Piedemonte y el Valle Medio del Magdalena, las áreas del país donde se llevarán a cabo la mayoría de inversiones.

Para la compañía energética Gran Tierra Energy, el presupuesto de capital para 2021 se reportó entre 130 y 150 millones de dólares. Geopark por su parte anunció a finales del 2020 un incremento del gasto de capital en 43% para este año (incluye entre 90 y 115 millones de dólares para Colombia) y se espera que, con el aumento de los precios de las últimas semanas, este gasto de capital podría aumentar aún más, mientras que Parex y Canacol Energy que resultaron beneficiadas de cuatro áreas exploratorias a finales del año pasado, estiman unas inversiones asociadas a unos 40 millones de dólares.

Este panorama refleja la importancia que tendrá la reactivación de la exploración de hidrocarburos en el país, la cual debe iniciar lo más pronto posible con el objetivo de garantizar la autosuficiencia energética para los próximos años. En este contexto, los Proyectos Piloto para el desarrollo de yacimientos no-convencionales también tendrían un papel fundamental para el sector petrolero durante el 2021.

Una variable fundamental para la reactivación de la actividad exploratoria será lograr generar relaciones de confianza con las comunidades donde se desarrollarán los proyectos. Desde la ACGGP, incentivamos la renovación de la industria y sus modelos de relacionamiento, y que todos nuestros aliados en el sector, compañías, autoridades ambientales y entidades públicas fomenten la transferencia de conocimiento con las comunidades donde trabajaremos durante el 2021, con el propósito de restablecer la confianza, subsanar dudas históricas sobre las actividades y propender por un desarrollo territorial sostenible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *