Comunicado de prensa 4 abril de 2021

El panorama del fracking en Colombia y la importancia de vincular un geólogo en cada municipio del país

ExxonMobil, empresa petrolera estadounidense, obtuvo la aprobación preliminar por la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) para desarrollar el segundo piloto de yacimientos no convencionales en Colombia. La compañía presentó la única oferta en el segundo proceso abierto por la ANH que buscaba recibir propuestas para proyectos de investigación en fracturamiento hidráulico en dos cuencas del país: Valle Medio del Magdalena y Cesar-Ranchería.

El proyecto piloto de investigación presentado por ExxonMobil fue nombrado Platero, y está destinado a estudiar el potencial de yacimientos no convencionales en el área de Puerto Wilches, Santander, en la cuenca del Valle Medio del Magdalena. Esta propuesta se suma a los derechos de investigación que ya obtuvo Ecopetrol en la primera subasta realizada en noviembre de 2020, donde la estatal adquirió los permisos para su proyecto Kalé, también en la zona cercana al municipio de Puerto Wilches.

La empresa petrolera estadounidense, una de las más importantes del mundo y con mayor trayectoria en este tipo de yacimientos, planea una inversión de US$53 millones, lo cual incluye el compromiso de adquirir al menos el 7% de los equipos y servicios para el proyecto a nivel local. Si a esto se le suma la inversión aproximada de US$63 millones del proyecto Kalé, se observa el aumento en las inversiones anuales que el fracturamiento hidráulico podría eventualmente atraer a las regiones.

Sin embargo, aún existen puntos relacionados a esta actividad exploratoria que deben ser definidos en los próximos meses. Por un lado, el Consejo de Estado ya comenzó las discusiones de la ponencia que pide anular dos normas que establecen los criterios para la exploración y explotación de hidrocarburos en yacimientos no convencionales a través del fracking. De esta decisión que tome el ente jurídico, depende en gran medida que el fracturamiento hidráulico esté regulado legalmente en el país, un tema fundamental para el gobierno actual que ha establecido estos proyectos como parte esencial del abastecimiento y seguridad energética de Colombia en los próximos años. Como lo mencionó el ministro de Minas y Energía, Diego Mesa, “Los proyectos piloto de investigación integral nos permitirán tomar una decisión basada en la ciencia y la investigación sobre el futuro de la técnica de fracturamiento hidráulico con perforación horizontal en Colombia”.

Adicionalmente, grupos ambientalistas del Magdalena Medio han mostrado gran preocupación por los problemas que estos proyectos puedan representar en las regiones. Uno de los casos recientes que se dieron en la zona fue la movilización de la Federación de Pescadores Unidos de Puerto Wilches (Fedepuw), quienes aseguran que los proyectos podrían poner en riesgo el agua, su cultura y la supervivencia de la población. En este sentido, Clemencia Gómez González, presidenta de la Asociación Colombiana de Geólogos y Geofísicos del Petróleo ACGGP, afirma que “La sociedad que hemos construido requiere de los recursos del subsuelo, la extracción está en manos de los profesionales afines a la industria del petróleo pero identificar como estamos usando los recursos y la huella de cada uno de nosotros en los ecosistemas es tarea de todos, por eso entender la geoética no como una guerra contra quién provee los recursos sino como una responsabilidad de todos puede ser armonizada con la presencia de un profesional de ciencias de la Tierra en las regiones.”

Debido a esto, cada vez es más evidente la necesidad de fomentar la vinculación de científicos de la Tierra en los territorios del país, para que sean interlocutores entre las comunidades que habitan las zonas donde se llevarán a cabo los proyectos, las compañías y los entes gubernamentales. Esto se debe a que los geólogos son los profesionales con el conocimiento pertinente y necesario para la toma de decisiones en los municipios en lo relativo al ordenamiento territorial, la exploración y explotación de recursos minero-energéticos, el suministro y preservación del agua y la enseñanza de las geociencias.

La propuesta de “Un Geólogo Por Municipio”, se fundamenta en la necesidad del desarrollo sostenible y sustentable en los territorios de Colombia. Esta iniciativa podría llegar a ser un actor fundamental, ya que de la mano de profesionales que sean interlocutores válidos, sería posible conseguir la licencia social que el fracturamiento hidráulico requiere en las regiones del país.

Clemencia Gómez, presidenta electa de la Asociación Colombiana de Geólogos y Geofísicos del Petróleo (ACGGP) y docente de la Universidad Nacional de Colombia, afirmó que “Las geociencias tienen la capacidad de impactar positivamente el territorio, apoyadas en el conocimiento, la construcción colectiva de estrategias a partir de diversos saberes y reconociéndonos, toda la sociedad, como partícipes del desarrollo sostenible del territorio para beneficio de todos. El dominar la técnica y la tecnología para explorar y explotar recursos es uno de nuestros fuertes, pero es la viabilidad de los proyectos la que exige escenarios interdisciplinarios trabajando constantemente con todos los actores”.

Por esta razón, la creación de vínculos de confianza, la integración de la ciencia y la investigación y su apropiación en amplios sectores de nuestra sociedad, aportará en la toma de decisiones en las regiones del país, con el fin de colocar el conocimiento como la base del desarrollo de los territorios en Colombia. Iniciativas como la de “Un Geólogo Por Municipio” serán fundamentales para poder garantizar un abastecimiento energético sostenible y que preserve de forma responsable los territorios a partir del conocimiento científico que tenemos sobre ellos.

Deja un comentario