Evolución de la vida

Abril de 2021 - por Juan Pablo Ramos - Geólogo ACGGP
Imagen de dinosaurio y océano

La teoría del Big Bang ha sido la más aceptada por la comunidad científica para explicar el origen del universo. Esta hipótesis expone que el universo comenzó siendo un punto  extremadamente pequeño y que a partir de una gran explosión comenzó a expandirse hace aproximadamente 13.000 millones de años. De esta forma, toda la materia existente y formadora de galaxias provino de este evento, incluida la materia de la que están formados nuestros cuerpos y la vida en el planeta Tierra.

En la vasta expansión del universo, el sistema solar es apenas una fracción minúscula, por lo cual es sorprendente que el planeta Tierra continúe siendo el único cuerpo celeste donde se ha comprobado la presencia de vida tal y como la conocemos. El sol, la estrella que alimenta de energía y es fundamental para el desarrollo de la vida en el planeta, fue formado hace 4600 millones de años, una edad similar a la que se comenzó a formar el nuestro planeta .

Sin embargo, la vida no inició al mismo tiempo que se formó el sol y el planeta. La aparición de organismos unicelulares como bacterias solo fue posible hasta que las condiciones del planeta hicieron viable su supervivencia. Los fósiles más antiguos encontrados en la superficie terrestre corresponden a estructuras llamadas estromatolitos, formados por cianobacterias que existían en el planeta hace 3.800 millones de años, casi 800 millones de años después a la creación del planeta Tierra Estas bacterias hacían un proceso de fotosíntesis que contribuyó al cambio de la composición de nuestra atmósfera, haciéndola más habitable.

Sin embargo, estos organismos eran a penas cuerpos microscópicos, y la vida aún se encontraba muy lejos de ser lo que conocemos actualmente. Para que se presentaran los primeros fósiles de animales multicelulares, es decir que se formaban a partir de dos o más células, pasaron casi 3.000 millones de años. La Fauna de Ediacara es el nombre con el que se conoce a un conjunto de organismos que vivieron en la Tierra hace aproximadamente 600 millones de años y es considerada precursora de los seres con esqueletos. En esta  Fauna  se encuentran  los organismos multicelulares de mayor antigüedad en el registro geológico, incluyendo algunas esponjas y anémonas.

A pesar de esta evolución de seres unicelulares como bacterias a organismos más desarrollados, la vida en el planeta Tierra aún era primitiva hace 600 millones de años. Fue en el Periodo Cámbrico que  se produjo el estallido de vida más intenso jamás conocido en el tiempo geológico. Durante este tiempo se dio la aparición de una increíble diversidad de vida que incluye varios de los principales grupos de animales que existen en la actualidad.

La causa de esta gran explosión de vida ha sido atribuida a diversos factores como un aumento global de las temperaturas y un aumento progresivo del nivel del marque permitió la creación de hábitats marinos poco profundos los cuales resultaron ideales para generar estas nuevas formas de vida. Asimismo, una de las principales causas fue que el oxígeno presente en la atmósfera alcanzó los niveles necesarios para fomentar el crecimiento de estructuras corporales mayores y formas de vida más complejas.

Esta radiación de vida durante el Periodo Cámbrico es especialmente significativa en la historia de la Tierra porque durante esta época surgieron grandes grupos animales como los artrópodos, moluscos, equinodermos y aproximadamente el 75% de las subdivisiones de la fauna en el planeta. Incluso, uno de los grupos que apareció durante el Cámbrico son los cordados, al que pertenece el género de los vertebrados, organismos con espina dorsal en el que nos incluimos los seres humanos. Debido a esto, es posible afirmar que nuestros primeros ancestros aparecieron durante esta gran explosión de vida que ocurrió hace 500 millones de años.

Los grandes orígenes de la vida tal y como la conocemos se establecieron durante este periodo y adicionalmente se produjeron aumentos en la abundancia de microorganismos marinos como el plancton, también se extendió la presencia de esqueletos mineralizados y comenzaron las interacciones ecológicas complejas y con ellas el asentamiento de las cadenas tróficas. La evolución de la vida, que comprende la colonización de nuevos hábitats, las extinciones masivas en el planeta, la aparición de nuevos organismos, entre otros, hasta ahora estaba iniciando. A pesar de que nuestra especie apareció en el planeta Tierra hasta hace unos cientos de miles de años, nuestra existencia se basa en la evolución de todos estos primeros grupos animales que surgieron en el planeta durante el Periodo Cámbrico. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *